Región

La Torre y Molino del Batán, y el de Alfatego, entran en la Lista Roja tras la denuncia de Huermur

Este monumento, declarado BIC, está bajo una seria amenaza de urbanización de su entorno de huerta
La Torre y Molino del Batán, y el de Alfatego, entran en la Lista Roja tras la denuncia de Huermur
HUERMUR
Hispania Nostra ha incluido hoy en la Lista Roja, tras la solicitud de Huermur, dos nuevos bienes del patrimonio histórico de la Huerta de Murcia que están en serio peligro de derrumbe

La Asociación para la Conservación del Patrimonio de la Huerta de Murcia (Huermur) solicitó la inclusión en la Lista Roja de dos nuevos elementos del patrimonio histórico y cultural de la Huerta de Murcia que están en serio riesgo de peligro y degradación, y que finalmente han sido incluidos hoy en esta lista que no para de crecer. Se trata de la Torre y Molino del Batán datado en los siglos XI-XIII, y el Molino de Alfatego sobre la acequia del mismo nombre y fechado en el siglo XVIII.

En el mismo sentido, Huermur critica la incompetencia de la Consejería de Cultura y del Ayuntamiento de Murcia cuyas administraciones y responsables políticos son incapaces de hacer nada para remediar esta situación de desidia y abandono que sufre de forma sistemática el patrimonio de Murcia y su huerta, pese a las incontables denuncias y escritos que Huermur lleva presentando desde hace años.

Sobre la Torre y Molino del Batán Huermur señala que se trata de una torre exenta, conocida como Torre del Moro y también como Torre del Batán, que se corresponde con una torre de vigilancia de época medieval islámica. Este inmueble histórico se emplaza en un llano, en plena zona de huerta, justo en el punto donde el Camino Viejo de Monteagudo atraviesa el denominado Azarbe Mayor del Norte. Junto a la torre y sobre el azarbe mencionado existe un molino hidráulico actualmente abandonado y que se conoce con el nombre de Molino del Batán, siendo uno de los pocos ejemplos que quedan de molinos bataneros en la huerta de Murcia, y que posee un alto valor etnográfico y cultural, que por su historia y relación con la torre constituye una unidad como monumento con esta, así como también la parte del antiguo cauce de acequia funcionalmente ligada a este.

El estado de conservación de este patrimonio que está declarado y protegido como Bien de Interés Cultural BIC es muy preocupante. De la torre solo se conservan los arranques de los muros tras el derribo de buena parte del alzado hace unas décadas, y actualmente se encuentra llena de maleza, basura y pintadas. El molino se encuentra en muy mal estado, abandonado y cerrado, con parte del tejado caído, diversos derrumbes, el interior y la maquinaria en parte expoliada, habiendo sufrido además incendios, ocupaciones, pintadas y daños diversos.

Huermur señala además que el cauce del azarbe Mayor ha sufrido una intervención con materiales inadecuados, como hormigonado y colocación de rejillas, lo que ha desvirtuado en gran parte su carácter histórico y tradicional, convirtiendo el cauce en una mera fuente sin función alguna. Uno de los motivos de inclusión en la Lista Roja es que se están realizando unas obras de urbanización que dejan el molino y la torre medieval dentro de una rotonda, rodeadas de vallado y aceras, y separados del entorno de huerta, lo que atenta gravemente contra los valores etnográficos y paisajísticos de este monumento BIC.

A todo lo anterior, señalan desde la entidad conservacionista, hay que sumar el expediente abierto en el Ministerio de Cultura mediante el que se investiga un presunto expolio del monumento, tras la denuncia de Huermur en diciembre de 2021.

En referencia al singular Molino de Alfatego, Huermur señala que son diversas las fuentes que hacen mención a la acequia y molino de Alfatego, pues en cuanto al topónimo árabe Alfatego encontramos documentación que data del siglo XIV. Y por su parte, R. Pocklington en su libro Acequias Árabes y Preárabes en Murcia y Lorca: Aportación Toponímica a la Historia del Regadío, atribuye mayor antigüedad a la acequia Alfatego exponiendo que su origen puede ser del siglo XIV significando al-Fat iq “El Quebrado”.

Este inmueble se encuentra actualmente abandonado y sin mantenimiento, ha sido tapiado para intentar poner freno a los continuos daños, ocupaciones irregulares, expolios de las piedras de molienda y demás elementos interiores. Tras diversas denuncias de Huermur, la Administración obligó en 2018 a los propietarios a llevar a cabo obras de emergencia en la cubierta, procediendo a la colocación de unas chapas metálicas a modo de tejas. El edificio presenta numerosos desperfectos, grietas, y daños, así como un abandono de las zonas anexas. Huermur denuncia que desde las citadas intervenciones nada se ha hecho para proteger este singular patrimonio de la huerta de Murcia.

Por último se ha pronunciado el presidente de Huermur, Sergio Pacheco, señalando que: “Ya son cuatro los monumentos y elementos del patrimonio histórico y cultural de nuestra tierra que entran, en menos de una semana, en la Lista Roja por su mal estado de conservación. Una lista que no para de crecer de forma preocupante”, preguntándose “¿para qué tenemos una Ley de Patrimonio Cultural si la misma no se aplica?, los gobernantes parece que se olvidan que el patrimonio es un recurso no renovable, pues una vez que se derrumba y se destruye, lo perdemos para siempre”.

Comentarios
La Torre y Molino del Batán, y el de Alfatego, entran en la Lista Roja tras la denuncia de Huermur