REGIÓN

Las listas de espera de Cardiología se reducen un 40% en el último año

El proyecto 'CarPriMur' ha agilizado el tiempo de diagnóstico y el tratamiento precoz.
Las listas de espera de Cardiología se reducen un 40% en el último año
El consejero de Salud, Manuel Villegas, inauguró este viernes la Jornada 'Mi corazón, tu corazón'.
El consejero de Salud, Manuel Villegas, inauguró este viernes la Jornada 'Mi corazón, tu corazón'.

El número de pacientes en lista de espera para Cardiología se ha reducido cerca de un 40 por ciento el último año. Además, el tiempo medio de espera ha bajado en más de 9 días en agosto de este año con respecto al mismo mes del año anterior.

El consejero de Salud, Manuel Villegas, ofreció hoy estos datos en la inauguración de la Jornada del Día del Corazón celebrada con motivo del Día Mundial del Corazón que se conmemora este domingo. Así, el número de pacientes en lista de espera se ha reducido en más de 1.100.

Esta notable mejoría en los indicadores de lista de espera para consultas con el cardiólogo se debe fundamentalmente al proyecto Carprimur. Se trata de un proyecto asistencial y formativo en el que participan médicos de Atención Primaria, cardiólogos, médicos de urgencias y personal de enfermería con el objetivo de mejorar la calidad de la asistencia y promover la formación entre profesionales y pacientes sobre las enfermedades del corazón.

Este proyecto ha logrado, además, reducir en los últimos años a más de la mitad las derivaciones presenciales al cardiólogo, agilizando de esta manera el tiempo de diagnóstico y favoreciendo por tanto el tratamiento precoz.

“Esta rápida atención es además especialmente útil para los pacientes, ya que se evitan visitas a urgencias, hospitalizaciones y complicaciones derivadas de retrasos en la atención médica”, enfatizó Villegas.

Se trata de un sistema con el que se está consiguiendo cambiar la manera de asistir a los pacientes cardiológicos en la Región, basado en la realización de interconsultas telemáticas y consultas presenciales de alta resolución en las que se intentan realizar todas las exploraciones necesarias en un solo acto clínico. Además, estos cambios asistenciales se acompañan de un amplio programa formativo entre profesionales sanitarios y pacientes.

Así, las más de 3.000 consultas no presenciales realizadas por médicos de Atención Primaria a Cardiología en lo que va de año han evitado hasta un 60 por ciento los desplazamientos de los pacientes “con lo que se ha conseguido agilizar notablemente la atención sanitaria y reducir la lista de espera para ser visto por el cardiólogo”. Además, hasta un 67 por ciento de estas interconsultas no presenciales se han atendido en menos de un día.

Villegas también agradeció la labor de enfermería, “gracias a la cual se están poniendo en marcha aulas de pacientes y actividades comunitarias para mejorar la formación de los pacientes y la ciudadanía sobre enfermedades del corazón”.

La interconsulta no presencial en Cardiología requiere que los médicos de familia envíen electrocardiogramas al especialista para que éste las interprete desde su consulta sin necesidad de que el paciente se desplace.

En los últimos meses se han instalado electrocardiogramas digitales en 30 centros de salud y está previsto que para antes de que finalice el año se instalen cien más, con lo que en toda la Región habrá posibilidad de optar a este nuevo sistema de consulta.

Además, la adquisición de nuevos equipos para el diagnóstico de las enfermedades cardiacas y el excelente trabajo de los profesionales está permitiendo aumentar de forma importante el porcentaje de consultas de alta resolución, con lo que a los pacientes se les realizan todas las pruebas necesarias en un solo acto.

Villegas anunció, asimismo, que en los próximos meses se va a poner en marcha un proyecto con el que se pretende mejorar la atención de los problemas cardiológicos que sufren los niños. Este “ilusionante” proyecto cuenta con el apoyo logístico y personal de los coordinadores del proyecto CarPriMur en adultos, pediatras de Atención Primaria y cardiólogos pediátricos. Se trata de un proyecto “con el que todos estamos convencidos de poder ayudar a mejorar la formación de los profesionales sanitarios y la atención a la población infanto-juvenil con sospecha de patología cardiaca”, explicó Villegas.

El éxito de este proyecto está permitiendo la posibilidad de poder extenderlo a otras patologías, con el objetivo de reducir los tiempos de espera de los pacientes y atender de forma más eficaz su problema de salud.

Comentarios
Las listas de espera de Cardiología se reducen un 40% en el último año