ENTREVISTA

La empresa murciana Matriruiz implanta su maquinaria en el mercado internacional

La maquinaria desarrollada y patentada por Matriruiz está presente en países como Polonia, Alemania, USA, Francia, Sudáfrica, Portugal, Ucrania, Inglaterra y Grecia.

La empresa murciana Matriruiz implanta su maquinaria en el mercado internacional
Juan José Ruiz, director técnico, y Antonio Ruiz, director general de Matriruiz, en Polonia.
Juan José Ruiz, director técnico, y Antonio Ruiz, director general de Matriruiz, en Polonia.

Matriruiz es una empresa de mecanizados y automatización industrial situada en Molina de Segura que ha conseguido llegar a todo tipo de clientes y exportar su maquinara al mercado internacional. Antonio Ruiz, director general de Matriruiz, nos habla de la máquina engomadora que han instalado en Polonia.

Nombre y características de vuestra máquina instalada en Polonia: 

Realmente el proyecto de Polonia es casi una línea completa de producción. Supone el transporte de las tapas desde la salida de la prensa, después una máquina de rebordear de doble vía para hacer el ala de la tapa, después una cinta de transporte para llevar las tapas a nuestra máquina de engomado y enlazada con ésta se encuentra el horno de secado.

Nuestra especialidad es el engomado y para el resto de procesos nos apoyamos de otras empresas. La línea al completo se llama CPL-CL300. En concreto la máquina engomadora desarrollada por nosotros se llama SL-300, por sus siglas en ingles SINGLE LINE (una vía) y 300 hace referencia a la producción que podría alcanzar. La línea alcanza una velocidad de 210 tapas minuto. 

¿Para qué sirve, en qué innova dentro de vuestro sector y que ventajas tiene frente a la competencia?:

La máquina desarrollada y patentada por Matriruiz es un cabezal de engomado para tapas de envase metálico. Toda tapa de envase metálico lleva a su alrededor una película de pegamento que actúa como junta tórica con respecto al cuerpo del envase. Hasta el momento la forma de aplicar este compuesto era mediante tampón (un sello que se moja en compuesto y se estampa en la tapa mediante movimiento mecánico) o sistema ducha (una matriz de agujas que aplican gotas de pegamento mediante movimiento mecánico), ambos sistemas poco regulares, de alto mantenimiento y baja velocidad.

La base del nuevo cabezal de Matriruiz es la precisión en la aplicación mediante un robot de tres brazos servo controlado y a velocidad lineal que implica una regularidad en la cantidad de compuesto aplicado. El mantenimiento se reduce simplemente a la sustitución de rodamientos estándares de mercado y la velocidad se ve aumentada al doble (de 150 a 300 tapas por minuto) debido al nuevo sistema de transporte de tapas moviéndolas en continuo a través de cintas servo controladas. Como colofón final el cabezal incorpora un sistema automático de limpieza que mantiene siempre limpio el inyector mediante un cepillo y un depósito de vaselina alimentaria para mantener la estanqueidad del sistema durante las paradas.

¿Dónde estáis implantando vuestra maquinaria y para quién?

En los 4 años de comercialización del cabezal la empresa ha conseguido llegar a todo tipo de clientes, desde las más pequeñas hasta los líderes del mercado internacional. En la actualidad existen cabezales de Matriruiz  en España (24), Portugal (10), Francia (7), Alemania (6), Inglaterra (2), Grecia (2), Polonia (1), Ucrania (1), Sudáfrica (4), USA (4) entre otros

¿Qué ha supuesto para vuestra empresa el desarrollo, creación y comercialización del robot?

Desde el lanzamiento del cabezal en noviembre de 2013 hasta el día de hoy la empresa ha duplicado el personal y ha quintuplicado la facturación.

Como reconocimiento, además del interés internacional generado, destaca el Premio de Oro a la Innovación conseguido en Metpack 2014, la feria trianual más importante del envase metálico y compitiendo con grandes multinacionales. Este galardón supone un gran trampolín promocional para la empresa y nos abre muchas puertas para visitas comerciales durante los primeros años.

A día de hoy el cabezal es una referencia en el mercado y la labor de comercialización se ha reducido. Además, también se nos ha invitado a hacer presentaciones en eventos y reuniones de grupos.  Gracias a todo esto la empresa se ha visto en la necesidad de disponer de una nueva planta de 1.000 metros cuadrados para seguir creciendo.

Comentarios
La empresa murciana Matriruiz implanta su maquinaria en el mercado internacional