Mar Menor

Los Ecologistas "plantan" lechugas en el Mar Menor para denunciar el exceso de nitratos

Mantienen que los nutrientes presentes en la laguna salada son principalmente de origen agrícola
Los Ecologistas "plantan" lechugas en el Mar Menor para denunciar el exceso de nitratos
El velero Diosa Maat realiza una plantación de lechugas en el Mar Menor como protesta contra la contaminación por nitratos y fosfatos
El velero Diosa Maat realiza una plantación de lechugas en el Mar Menor como protesta contra la contaminación por nitratos y fosfatos
Un grupo de activistas de Ecologistas en Acción ha llevado a cabo este martes una plantación simbólica de lechugas hidropónicas en las aguas del Mar Menor para denunciar el alto contenido en nutrientes procedentes de abonos agrícolas del Campo de Cartagena que posee el ecosistema.

En un comunicado, la coordinadora de la campaña, Sara Acuña, ha declarado a bordo del velero Diosa Maat que los mismos abonos que hacen crecer las algas del fitoplancton y han convertido las aguas en una "sopa verde", son los utilizados para el cultivo intensivo de hortalizas en la comarca del Campo de Cartagena.

Ecologistas en Acción ha señalado que informes científicos, como el publicado por el Instituto Español de Oceanografía (IEO) el pasado mes de septiembre, establecen que los nutrientes presentes en la laguna salada son principalmente de origen agrícola, usados para producir de forma intensiva e industrializada verduras y hortalizas.

Además, esta organización ha recordado que, para producirse la eutrofización de las aguas, es necesaria la entrada de nitrógeno y fósforo. Este último elemento químico no entra a través de las aguas del acuífero, sino principalmente a través de fenómenos de contaminación difusa y las avenidas, que suponen la entrada principal de sedimentos y fosfatos, arrastrando contaminantes acumulados en la cuenca durante meses o años.

El origen del aumento de nutrientes en el Mar Menor no se encuentra solo en el uso intensivo de fertilizantes y agroquímicos de la industria agrícola, sino que también influyen las técnicas de cultivo, ha apuntado Ecologistas en Acción, detallando que, en lugar del tradicional cultivo de secano, el paisaje actual dibuja inmensas fincas de decenas o cientos de hectáreas allanadas con el objetivo de evacuar el agua de lluvia con rapidez.

Este diseño ha propiciado el aumento de las escorrentías, así como su capacidad de erosionar y arrastrar tierras de cultivo cargadas de nitratos y fosfatos, además de perderse los humedales, que ejercen un freno natural de sedimentos y nutrientes en el tramo final de las ramblas que desembocan en la laguna.

Por ello, Ecologistas en Acción ha reivindicado la importancia de recuperar la estructura y funciones de la red natural de ramblas y zonas inundables, motivo por el cual ha presentado una propuesta de franja renaturalizada perimetral en el Mar Menor ante el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

El objetivo de esta propuesta es contribuir a la resolución de la crisis eutrófica en la que se encuentra la laguna salada, que se ha hecho de nuevo palpable este verano con la mortandad masiva de peces y crustáceos en sus aguas.

El portavoz regional de Ecologistas en Acción, Pedro Luengo, ha concretado que la franja propuesta se establecería en un área perimetral que supone en torno al 12 % de la cuenca vertiente, donde las limitaciones a la actividad agrícola y urbanística serían las más restrictivas.

En esta zona primaría la renaturalización y recuperación de funciones de retención de suelos y nutrientes. Además, se han identificado unas 3.000ha de terreno no protegido y no urbanizado, que pueden formar parte de un programa de adquisición pública para recuperar humedales, según ha concluido Luengo.

Comentarios
Los Ecologistas "plantan" lechugas en el Mar Menor para denunciar el exceso de nitratos