MURCIA

Remontando el Segura

Las aguas del río son testigo del primer crucero turístico ‘Murcia Río’.

Remontando el Segura
Ballesta en el primer pase para la prensa del paseo en barco ‘Murcia Río’.
Ballesta en el primer pase para la prensa del paseo en barco ‘Murcia Río’.

Las aguas del río Segura han sido testigo esta mañana del primer crucero turístico ‘Murcia Río’, un viaje que surca el corazón de la ciudad y que recorre la historia de Murcia, el origen de sus puentes e infraestructuras hidráulicas, la arquitectura de sus monumentos y edificios, así como la riqueza paisajística y ambiental del Valle del Segura, con su Huerta como emblema.

El alcalde de Murcia, José Ballesta, ha estado presente en este primer pase para la prensa del paseo en barco ‘Murcia Río’ que, a partir de este sábado, comenzará a ofrecer dichos cruceros turísticos en castellano e inglés a visitantes y murcianos, convirtiéndose en uno de los principales reclamos turísticos de las próximas Fiestas de Primavera. Se trata de una iniciativa privada que viene de la mano de la empresa El Tío de la Barca.

Impulsado por energía solar, el barco, que recorrió anteriormente las aguas del Retiro madrileño, tiene una capacidad para 40 personas y ofrecerá estas rutas turísticas desde las 11.00 horas hasta la puesta de sol. El viaje, que tiene un precio de 2,5 euros por persona, tiene una duración de 45 minutos e incluye el servicio de audioguía bilingüe.

Los puentes de Murcia

La embarcación parte del muelle frente a los Molinos del Río (monumento a la Sardina), y surca el Segura hasta La Fica, donde da la vuelta para remontar aguas arriba hasta el punto de inicio. A lo largo del trayecto, recorre y narra la historia y leyendas del Puente de los Peligros (el más antiguo de Murcia que celebró el pasado año su 300 aniversario), la pasarela Miguel Caballero, el Puente de Hierro, el puente de Calatrava frente al hospital Reina Sofía y la pasarela Jorge Manrique.

Arquitectura y monumentos

La avenida junto al río reúne a las más importantes edificaciones de la ciudad, convirtiéndose en el principal eje de la vida política, cultural y económica de Murcia.

Así, el crucero permite contemplar multitud de edificios históricos que se erigieron junto al Segura como los Molinos del Río, instalados entre 1785 y 1808, bajo el patrocinio del Conde de Floridablanca, ilustre murciano y primer ministro durante el reinado de Carlos III. También el Ayuntamiento, el Palacio Episcopal, la que fuera la sede principal de la Comunidad Autónoma(actual consejería de Economía y Hacienda) y el instituto Licenciado Francisco Cascales, el tercer centro de educación secundaria fundado en toda España.

Asimismo, se menciona la Delegación del Gobierno y la Convalecencia (un edificio suntuoso que nació como hospital para ‘convalecientes’, y que es hoy sede del Rectorado de la Universidad de Murcia), así como edificios del Palacio de Justicia, el hospital Reina Sofía o el Auditorio y Centro de Congresos.

La silueta de Murcia: la torre de la Catedral

Durante el crucero, se contempla la torre-campanario de la Catedral de Murcia. Construida entre los siglos XVI y XVIII, esta torre es el punto más representativo de la silueta de la ciudad de Murcia. Visible desde buena parte del trazado urbano gracias a sus 93 metros de altura, la torre es la segunda más alta de España, sólo superada por la Giralda de Sevilla.

La torre guarda, además, una íntima relación con el río Segura, ya que sus campanas anunciaban a los murcianos la llegada de las temidas riadas del Segura.

El Puente de Hierro y la Torre Eiffel

Entre los datos y curiosidades que descubre este paseo en barco por el Segura, llama la atención la referida al ‘Puente Nuevo’, que es, paradójicamente, el segundo más antiguo de la ciudad de Murcia (fue proyectado en 1894 por el ingeniero José María Ortiz).

Testigo de su época, el Puente Nuevo es, con sus vigas parabólicas y su arco de metal, un ejemplo de diseño de infraestructura modernista.

Su estilo recuerda a los grandes proyectos del ingeniero francés Gustave Eiffel, cuya famosa torre parisina fue terminada solo cinco años antes que este puente.

El Puente Nuevo sorprende por su semejanza con el puente de Trang Tien, en Hue (Vietnam), construido por Eiffel al mismo tiempo que se levantaba en Murcia este Puente Nuevo.

Fin del trayecto junto a la Sardina

El crucero llega a su fin junto al Monumento a la Sardina, emblema de una de las fiestas más representativas de la ciudad de Murcia: ‘El Entierro de la Sardina’.

Se dice que comenzó en Murcia como una fiesta popular de origen pagano, pero el Entierro es hoy mucho más que un desfile carnavalesco que parodia un cortejo fúnebre. Es una celebración multitudinaria, con el distintivo de Interés Turístico Internacional que, junto con el Bando de la Huerta, forma parte de las Fiestas de Primavera murcianas, que celebran su 120 aniversario.

Comentarios
Remontando el Segura