CARTAGENA

El restaurante Magoga de Cartagena consigue su primera Estrella Michelin

El restaurante dirigido por la chef María Gómez y su marido, Adrián de Marcos se ha confirmado como una de las direcciones gastronómicas más relevantes del país.
El restaurante Magoga de Cartagena consigue su primera Estrella Michelin

Situado en la histórica ciudad portuaria de Cartagena, Magoga es el sueño de María Gómez y Adrián de Marcos, dos jóvenes hosteleros curtidos en algunos de los más importantes templos de la cocina contemporánea: ella de la mano de maestros e instituciones de la talla de Juan Mari Arzak, Ferran Adrià, el Basque Culinary Center y la Escuela AIALA de Karlos Arguiñano y él también en AIALA (donde se formó como Técnico de Gastronomía y conoció a María) y en prestigiosos comedores de Madrid y el norte de España, como Zuberoa. Cuando María y Adrián cruzaron sus caminos, enseguida lo tuvieron claro: querían formar un proyecto de vida en común y construir juntos su propio restaurante. Así Magoga abría sus puertas en 2014 como una modesta casa de comidas donde se servían pinchos, tapas y desayunos y, poco a poco, ha ido evolucionado hasta convertirse en lo que es hoy: uno de los máximos referentes gastronómicos en nuestro país, con un Sol Repsol, su primera estrella Michelin (anunciada ayer durante la presentación de la Guía 2020 de España y Portugal) y varios reconocimientos a título personal tanto a María, que fue finalista del Premio Cocinero Revelación de Madrid Fusión 2019, como a Adrián, que ostenta el Premio al Mejor Sumiller de Murcia 2018.

CARTAGENA EN EL PLATO

La cocina de María, que nació en Fuente Álamo (Murcia), es una cocina sensible, pausada, sin estridencias y marcada por el equilibrio entre vanguardia y tradición, entre técnica y producto y entre la huerta y el mar que dibujan el paisaje murciano. Su objetivo es «que todo el que entre en Magoga sepa que está en Cartagena» y por eso en sus platos, cargados de sabor y de gran belleza estética y sensibilidad, cobran protagonismo los fresquísimos pescados y mariscos del Mediterráneo y el Mar Menor, las carnes típicas de la zona (como el cerdo ‘chato’, una raza autóctona de Murcia que estuvo a punto de desaparecer), las frutas y hortalizas que crecen a orillas del río Segura y los cultivos propios del Campo de Cartagena en el que nació y creció la cocinera: la algarroba, las almendras marconas (procedentes de la finca de almendros centenarios que posee la familia de María), la uva Monastrell (cuyo vinagre utiliza en varios de sus platos), el ajo elefante (de sabor suave y elegante), el arroz de Calasparra (el primer arroz de España con denominación de origen que incorpora tanto en carta como en el menú degustación) o los garbanzos, que entraron a Europa por Cartagena. Ingredientes que escoge siempre en su mejor momento de consumo y dan como resultado una carta que varía al son de las temporadas, sorprendiendo al comensal con su frescura y contemporaneidad.

SERVICIO Y BODEGA

En Magoga se cuidan con esmero todos los detalles que intervienen en la experiencia culinaria. Por eso, además de la cocina, destaca el trabajo de Adrián al frente de la sala y de una bodega excepcional que atesora más de 300 referencias. Entre ellas se incluyen añadas antiguas y botellas numeradas procedentes de diferentes partes del mundo y, dentro de los vinos nacionales, una amplia selección de vinos generosos y vinos de proximidad, de las denominaciones de origen Bullas, Yecla y Jumilla. Mención especial merece su carro de quesos, probablemente uno de los mejores del país, con cerca de 50 piezas locales, nacionales y de importación.

Comentarios
El restaurante Magoga de Cartagena consigue su primera Estrella Michelin