Sánchez promete su cargo como presidente del Gobierno ante el rey

"Ocho meses para diez segundos", ha bromeado ante el monarca, que le ha respondido que ha sido "rápido, simple y sin dolor".

Sánchez promete su cargo como presidente del Gobierno ante el rey
Felipe VI modificó la fórmula para que no haya símbolos religiosos tras la vez anterior.
Felipe VI modificó la fórmula para que no haya símbolos religiosos tras la vez anterior.

El recién investido presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha tomado posesión de su cargo ante el rey Felipe VI este miércoles, prometiendo lealtad al monarca y para hacer guardar la Constitución, según la fórmula establecida.

"Prometo, por mi conciencia y honor, cumplir con las obligaciones del cargo de presidente del Gobierno, con lealtad al rey, y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, así como mantener en secreto las deliberaciones del Consejo de Ministros", ha pronunciado Sánchez después de la lectura del real decreto de su nombramiento y ante un ejemplar de la Constitución abierto por el artículo 62, que establece así la fórmula.

El trámite protocolario ha durado apenas unos minutos, tras los que el monarca ha felicitado a Sánchez, que le ha respondido en tono de broma que han hecho falta "ocho meses para diez segundos" de toma de posesión, en referencia al tiempo transcurrido desde las elecciones del 28 de abril tras las que Sánchez no pudo formar Gobierno.

Ha sido "rápido, simple y sin dolor", ha contestado el Jefe del Estado en sintonía con Sánchez, añadiendo también en tono de broma que "el dolor viene después", ejerciendo ya en plenas funciones. Un comentario que ha sido acogido con risas por parte del presidente del Gobierno, quien ha reconocido ante Felipe VI: "Le hemos dado muchas preocupaciones". Sánchez también ha comentado al jefe del Estado que le veía "más delgado". 

Presencia institucional

En el acto han participado también la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, como notaria mayor del Reino; y los representantes del Poder Legislativo y Judicial: las presidentas del Congreso y el Senado, Meritxell Batet y Pilar Llop, respectivamente; el del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes y el del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas.

Asimismo, estaban presentes el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín; el secretario general, Domingo Palomo y el jefe del Cuarto Militar, Juan Ruiz Casas.

Después de Sánchez, el resto de miembros del Gobierno deberán superar el mismo trámite una vez que sean nombrados, pero la composición del gabinete no se anunciará hasta la próxima semana.

De nuevo, sin símbolos religiosos

Una vez más, Sánchez ha prometido el cargo sin presencia de símbolos religiosos, como ya hizo en junio de 2018  tras la moción de censura que le llevó a la Moncloa. El líder socialista se convirtió entonces en el primer presidente del Gobierno de la democracia que prometía su cargo solo ante la Constitución, sin crucifijo ni Biblia.

Con la llegada de Felipe VI a la Jefatura del Estado, la Casa Real cambió el protocolo y permitió que los altos cargos prometiesen ante el Rey sin símbolos religiosos, conforme a la libertad religiosa recogida en la Constitución, pero Sánchez fue el primer presidente del Gobierno que prescindía de ellos.

Como anécdota, Sánchez llevaba puesto el mismo traje y la misma corbata con la que fue investido presidente del Gobierno este martes.

Antes de la promesa de Sánchez, el jefe del Estado ha recibido este miércoles en audiencia a la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, que le ha comunicado la investidura de Sánchez por mayoría simple de los miembros de la Cámara Baja. El líder socialista ha obtenido el apoyo de 167 diputados, dos más de los que han votado en contra, suficiente para obtener la confianza en la segunda votación.

Después, el Rey ha firmado el decreto de nombramiento de Sánchez, que ha sido publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), paso previo necesario a la toma de posesión de Sánchez de su cargo prometiéndolo ante el rey.

Comentarios
Sánchez promete su cargo como presidente del Gobierno ante el rey