BREXIT

Un Reino Unido dividido abandona la Unión Europea

Bruselas y Londres apenas disponen de siete meses para negociar el acuerdo que regirá sus vínculos tras el Brexit.

Un Reino Unido dividido abandona la Unión Europea
De la separación al divorcio definitivo: una negociación contra reloj para definir la relación entre la UE y Reino Unido.
De la separación al divorcio definitivo: una negociación contra reloj para definir la relación entre la UE y Reino Unido.

Reino Unido ya ha abandonado la Unión Europea, pero el Brexit no ha hecho más que comenzar, porque queda pendiente la parte más difícil del divorcio: negociar cómo será la relación futura entre ambos. Una negociación que se antoja aún más ardua que la que ha desembocado en la separación actual y para la que apenas hay disponibles unos pocos meses dado que Londres no quiere prolongar el período de transición más allá de este año, por lo que todo apunta a que será un acuerdo limitado a unas pocas materias fundamentales -comercio de bienes, seguridad, pesca- que después se iría ampliando.

Y es que la diplomacia de Bruselas considera "misión imposible" cerrar un acuerdo de envergadura en menos de un año: como referencia, el reciente acuerdo entre la Unión Europea y Canadá requirió siete años, siendo mucho menos ambicioso de lo que debería ser el pacto con Reino Unido, que, al fin y al cabo, tiene vínculos mucho más profundos con los Veintisiete. "Es un tiempo muy limitado, muy probablemente no es posible cerrar un acuerdo que aborde todos los problemas de la relación", concede Niclas Frederic Poitiers, investigador del centro de análisis Bruegel, con sede en Bruselas, en declaraciones a RTVE.es

Este analista señala que lo más probable es que el acuerdo, más allá de las materias centrales, sea "algo muy general, con un alcance limitado", aunque Carme Colomina, investigadora especializada en la Unión Europea del CIDOB, advierte que esa opción también plantea riesgos: "Todo lo que se deje para más adelante generará incertidumbre, incluso ineguridad jurídica". En cualquier caso, ambos señalan que la verdadera fecha límite es el 1 de julio, puesto que, si finalmente accede a ampliar el plazo de negociaciones, Londres deberá solicitar extender el período transitorio -un año, hasta diciembre de 2021 o dos, hasta que acabe 2022- antes de ese día. 

El proceso se pone en marcha de inmediato: el negociador europeo, Michel Barnier, presentará la semana próxima un proyecto de mandato, que se espera sea aprobado por los Veintisiete el 25 de febrero, lo que permitirá iniciar las negociaciones. La Comisión Europea ya ha dejado caer que habrá "un calendario muy intenso", con una ronda de negociación cada tres semanas, dado que apenas hay siete meses disponibles: para que los acuerdos sean ratificados por los respectivos parlamentos, deben estar cerrados en octubre.

Barnier ya ha avanzado que se abrirán "una decena de mesas de negociación", que funcionarán en paralelo. y un diplomático europeo citado por AFP resume cómo funcionarán las conversaciones: "Se fijan dos o tres semanas para cada asunto y se ve qué es lo posible. Si el bloqueo es muy relevante, se pasa a otra cosa. Habrá temas muy avanzados, otros no irán a ninguna parte". Carme Colomina estima que los primeros compases serán clave: "Al final, todo dependerá de cómo sea de fácil la negociación, de que aparezcan escollos concretos..., para determinar la velocidad y la ambición".

Comentarios
Un Reino Unido dividido abandona la Unión Europea