Crisis sanitaria

Más de 40.000 personas permanecen aisladas en España debido a los brotes

La mayor parte de los afectados están localizados en Castilla y Léon.

Más de 40.000 personas permanecen aisladas en España debido a los brotes
Varias personas caminan este jueves por una calle de Aranda de Duero.
Varias personas caminan este jueves por una calle de Aranda de Duero.

Más de 40.000 personas en España permanecen aisladas en diferentes provincias debido a los brotes de coronavirus que el Ministerio de Sanidad cifra ya en 580 con casi 7.000 casos vinculados. Para tratar de controlarlos, varias comunidades autónomas han apostado por el confinamiento, especialmente, en las poblaciones pequeñas donde la proporción de contagios y el número de habitantes se ha disparado en poco tiempo. 

La última localidad que ha optado por esta drástica medida ha sido Villarta de los Montes (Badajoz), que alcanza ya los 40 positivos y tiene 200 contactos sospechosos en una población de 430 habitantes. Desde el pasado sábado y durante las próximas dos semanas, los vecinos no podrán ni entrar ni salir de la región sin una causa justificada, por lo que se han instalado controles de la Guardia Civil en los alrededores del pueblo y se comenzará a hacer pruebas PCR a todos los vecinos a partir de este lunes. 

Otras de las zonas afectadas son los municipios vallisoletanas de Íscar y Pedrajas de San Esteban, con más de 10.000 vecinos, que ya están afrontando su segunda semana de confinamiento, con 94 casos positivos activos, después de haber realizado más de 1.200 test PCR.

Captura de pantalla 2020-08-10 a las 10.12.12

Más de 32.000 vecinos aislados en Aranda de Duero

Este fin de semana también se ha confinado Aranda de Duero, Burgos, con más de 32.000 habitante y más de 300 positivos. Aunque, en un principio se ordenó que la medida se extendiera durante 14 días, finalmente el juzgado de instrucción 2 de la localidad dictaminó que sería únicamente de una semana.

Allí, se permite la circulación de personas residentes dentro del pueblo, si bien se desaconsejan los desplazamientos y la realización de actividades no imprescindibles. De igual forma se limitan las reuniones de carácter privado a un máximo de diez personas, tengan lugar tanto en espacios públicos como privados, excepto en el caso de personas convivientes. Además quedan suspendidas las actividades de las peñas y de naturaleza análoga y las visitas a las residencias de mayores. 

Ante el aumento de casos, la Junta de Castilla y León ha pedido a las provincias que no se relajen, ya que hay otras 45 zonas básicas de salud que podrían tener restricciones si no se corrige la evolución de la pandemia. Además ha anunciado que a partir de este lunes realizará casi 12.000 inspecciones en establecimientos y centros de trabajo para garantizar que se cumplen las medidas.

Varias personas caminan este jueves por una calle de Aranda de Duero.

Confinamiento voluntario en San Adrián del Valle

A esta lista se ha unido voluntariamente el domingo la localidad leonesa de San Adrián del Valle, tras detectarse un brote de coronavirus en una familia procedente de Navarra que ya ha dejado siete positivos y al menos 20 contactos estrechos.

"Ellos mismos han decidido estar en casa, porque aquí hay mucha gente mayor y tienen miedo de que se aumente el contagio", ha declarado a RNE el alcalde del pueblo, José Rodríguez Blanco. 

La localidad cuenta con alrededor de cien habitantes, pero en verano la población puede superar los 200 debido a las vacaciones. "La gente está concienciada de que debe estar en casa y no es por que se le haya impuesto ni mucho menos", apunta el alcalde, que asegura que los vecinos salen solo cuando es necesario "igual que durante el estado de alarma".  

Fin del confinamiento en Lleida y A Mariña

Este segundo confinamiento ya se ha terminado en otras comunidades como Cataluña, donde el pasado 1 de agosto, el Govern publicó una resolución en la que Lleida junto al de seis municipios más del Segrià –Aitona, Alcarràs, la Granja d’Escarp, Seròs, Soses y Torres de Segre–dejaba atrás 15 días de confinamiento perimetral y otras dos semanas de restricciones para dar paso a las recomendaciones de no salir, ya aplicadas en Barcelona y su área metropolitana. 

Galicia, por su parte, que en julio confinó a 70.000 personas durante diez días en varios municipios de A Mariña (Lugo) en plenas elecciones autonómicas, ya ha dado por controlado el brote poniendo fin a dichas restricciones de movilidad. No obstante, ha impuesto limitaciones al ocio y las visitas a las residencias en la comarca de Coruña-Cee ante el aumento de casos. 

Comentarios
Más de 40.000 personas permanecen aisladas en España debido a los brotes