ATENTADOS SRI LANKA

Más de 200 muertos en una cadena de atentados en iglesias y hoteles de Sri Lanka

El Gobierno ha declarado el estado de emergencia y el toque de queda tras los ataques.

Más de 200 muertos en una cadena de atentados en iglesias y hoteles de Sri Lanka

Al menos 207 personas han muerto y 450 han resultado heridas este domingo en Sri Lanka en una serie de explosiones en cuatro hoteles, tres iglesias donde numerosos fieles celebraban el día de Domingo de Resurrección, y un complejo de viviendas, según ha afirmado el portavoz de la Policía de Sri Lanka, Ruwan Gunasekara, en una rueda de prensa en Colombo. "No podemos confirmar si se trataron de ataques suicidas", ha señalado.

Según el primer ministro del país, Ranil Wickremesinghe, ocho personas han sido detenidas y han confiscado una furgoneta en relación con los ataques. "Hasta ahora, los nombres que tenemos son locales", pero los investigadores están buscando averiguar si tienen algún "enlace extranjero", dijo en un discurso televisivo el jefe de gobierno, sin dar más detalles.

Además, el primer ministro reveló que las fuerzas de seguridad habían recibido avisos de posibles ataques en el país, "pero no se le prestó la suficiente atención al asunto", algo que debe ser investigado, subrayó.

En cuanto al número de víctimas extranjeras, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Sri Lanka cree que podría haber al menos 27 extranjeros muertos aunque por el momento sólo han podido confirmar la identidad de cinco de ellos. Además, otros cinco extranjeros se encuentran en paradero desconocido, añadió, sin aportar más detalles sobre las nacionalidades de las posibles víctimas.

Seis de las explosiones ocurrieron de manera simultánea

Las seis primeras explosiones ocurrieron de manera simultánea hacia las 8.45 horas (2.30 GMT). Tres de ellas fueron en tres hoteles de lujo: el Shangri-La, el Cinamon Grand y el Kingbury. Las otras tres fueron en la iglesia de San Sebastián en Katana, la iglesia de San Antonio en la capital y en una iglesia en Batticaloa, en el este de la isla.

Unas horas después, ocurrió  una séptima explosión  en un hotel de Dehiwala, un suburbio del sur de Colombo, dejando al menos dos muertos. Por último, una octava explosión ha ocurrido a primera hora de la tarde en un complejo de viviendas en Colombo. Según las primeras informaciones de AFP, un kamikaze podría haberse inmolado en el edificios matando al menos a tres policías. 

"Las explosiones en Dehiwala y Dematagoda parecen haber sido causadas por los que huyen de la justicia", afirmó el ministro para las Reformas Económicas y la Distribución Pública, Harsha de Silva, en la red social Twitter, en lo que parece un alusión a los autores de los ataques, aunque no ha dado más detalles.

El ministro de Defensa, Ruwan Wijewardene, aseguró  también en una breve rueda de prensa que tomarán "medidas contra cualquier grupo extremista que esté operando" en Sri Lanka, aunque tampoco aclaró quiénes podrían estar detrás de los atentados.

Comentarios
Más de 200 muertos en una cadena de atentados en iglesias y hoteles de Sri Lanka