Elecciones en Reino Unido

Los británicos se vuelven a jugar el futuro del 'Brexit' en las urnas

La Unión Europea sigue pendiente de las elecciones en el Reino Unido para pasar página.
Los británicos se vuelven a jugar el futuro del 'Brexit' en las urnas
La Unión Europea sigue pendiente de las elecciones en el Reino Unido para pasar página.
La Unión Europea sigue pendiente de las elecciones en el Reino Unido para pasar página.
Después de tres años casi monotemáticos, Bruselas ha vivido estos días un espejismo. Durante más de un mes no se ha hablado apenas del Brexit. Una simulación de vuelta a la normalidad que se acaba hoy mismo, con las elecciones en el Reino Unido.

Este jueves y el viernes se reúnen los jefes de Estado y de Gobierno en el Consejo Europeo. Los líderes de los 27 -Boris Johnson ya ha anunciado que no viene- seguirán el resultado electoral mientras debaten cómo debe ser el presupuesto de los próximos siete años y si respaldan o no el Pacto Verde presentado por Ursula von der Leyen.

Los 27 tratan de mirar hacia delante, de seguir debatiendo y negociando asuntos al margen del Brexit, que ha centrado gran parte de los esfuerzos, horas y desvelos comunitarios en los últimos tiempos. "Han sido tres años muy extenuantes", dice un diplomático en Bruselas que defiende que la salida del Reino Unido debe producirse cuanto antes.

Mayoría de Johnson como aval del acuerdo

El escenario más probable que se contempla aquí es una victoria conservadora, un Gobierno con amplia mayoría de Boris Johnson. Eso sería un aval de facto al acuerdo de retirada pactado entre la UE y Londres en octubre y hacer efectivo el Brexit el 31 de enero.

"Esto significaría previsibilidad a corto plazo para la UE porque lograría sus objetivos: una salida ordenada, mantener la paz en Irlanda del Norte al evitar una frontera y proteger los derechos de los ciudadanos", relata la investigadora Larissa Brunner, en un análisis para el European Policy Center (EPC) en Bruselas. Pero no está tan clara la estrategia a largo plazo.

Negociar los términos del divorcio ha sido muy difícil. Ha costado tres años, tres prórrogas, cientos de horas de negociación y reabrir un acuerdo de retirada, pactado con Theresa May, que todas las instituciones habían dicho que "no se podia tocar" porque "es el mejor posible", en palabras del negociador comunitario Michel Barnier.

La futura relación será la fase más complicada

Si ese proceso fue duro y supuso caer en contradicciones, en Bruselas asumen que lo que viene ahora va a ser "muchísimo peor". Hay que pactar las bases de la futura relación entre ambas partes y eso llevará mucho tiempo y muchos esfuerzos.

Alcanzar un pacto de libre comercio con Canadá necesitó siete años de negociaciones y nadie piensa que el caso británico vaya a ser mejor. Más bien al contrario porque "es un país que carece de experiencia negociadora, hasta ahora eso lo hacía por ellos la Unión Europea", apunta Larissa Brunner.

Además, en las instituciones europeas consideran que la relación que se pactaría con un Gobierno conservador sería poco ambiciosa. "Para Boris Johnson lo importante es tener una política comercial autónoma y estar lejos de la Unión Europea", apuntan fuentes del Consejo Europeo.

El triunfo laborista, arma de doble filo

Diferente sería la perspectiva que se abre si ganasen los laboristas de Jeremy Corbyn. Diferente, pero no necesariamente mejor, porque podría suponer el deseo de renegociar el acuerdo de retirada e incluso de someterlo a un segundo referéndum. Esa opción, que iluminaba muchos ojos en Bruselas hace un año, ahora más bien genera hastío.

"Prolongar esta situación de incertidumbre no es deseable en absoluto. Nos gustaría que el resultado electoral nos proporcionara claridad, que nuestro interlocutor sea capaz de hacer lo que dice y que nosotros empecemos una nueva etapa ", apunta una fuente diplomática europea.

Y no parece que esa certidumbre vaya a llegar con Corbyn, que hasta ahora ha sido incapaz de aclarar si haría campaña por irse o quedarse en una segunda votación. "No está claro si los laboristas permanecerían neutrales o abogarían abiertamente por permanecer en la Unión. Corbyn ha dicho que tomará esa decisión tras las elecciones generales", recuerda Larissa Brunner del European Policy Center.

La tercera opción sería la de un parlamento más fragmentado todavía, sin una mayoría de gobierno clara. Posibilidad que en Bruselas no quieren ni mentar.

El nuevo presidente del Consejo Europeo prefiere no mojarse con un posible ganador o incluso con la opción de una cámara ingobernable. Charles Michel solo asegura que los 27 "estamos listos". ¿Listos para qué? "Para mantenernos unidos y dar los siguientes pasos ", responde. Pasos que variarán según el resultado de las elecciones en el Reino Unido.

Comentarios
Los británicos se vuelven a jugar el futuro del 'Brexit' en las urnas